colchoneria mallorca

Almohadas

Ven a Best Confort Mallorca y tu asesor Best te aconsejará sobre la almohada que más se adapte a tus necesidades. Podrás probar diferentes niveles de firmeza, materiales, etc, hasta conseguir la que más se adapte a ti.

almohadas mallorca

Consejos para escoger una buena almohada.

Una buena almohada es la primera garantía de un descanso reparador. Si te despiertas con dolor de cuello u hombros, quizá sea el momento de cambiar tu almohada. ¿Sabes cómo escoger la que te va mejor? Podemos ayudarte.

 

La almohada ideal no existe, para escogerla hay que tener en cuenta los hábitos de sueño, la complexión física de cada uno y por supuesto es fundamental conocer la firmeza del colchón donde descansamos, solo así podremos asesorarte correctamente.

El tamaño

 

La anchura de la almohada debería siempre superar la de tus hombros. Aunque existen almohadas de muchos tamaños, lo recomendable es utilizar almohadas individuales, así podrás moverte con libertad sin molestar a tu pareja.

La altura y firmeza de la almohada.

 

Para elegir los centímetros apropiados que necesitas en tu almohada puedes situarte de pie ante una pared como si ésta fuera tu colchón. La distancia entre tu cara y la pared representa la altura que debes escoger. Una vez realizado este cálculo, añade unos centímetros más si hace falta en función de la consistencia de la almohada.

Rellenos de almohada ¿Cuál es el mejor?

 

En esto no hay un “mejor” o un “peor”, dependerá de tus gustos y necesidades. Los más habituales son de pluma y plumón, de látex, sintéticos o de Viscoelástico. Te explicamos las diferencias para ayudarte a elegir la más apropiada para ti.

 

Pluma y plumón. Cuanto mayor es el tamaño del plumón, menos cantidad hace falta para conseguir un determinado volumen o firmeza en la almohada.  En términos generales, la Oca tiene los plumones de mejor calidad. Las almohadas con relleno de plumas son:

•    Blandas

•    Muy suaves

•    Lavables

•    Se recuperan fácilmente palmeándolas

•    Es conveniente ventilarlas para eliminar la transpiración del cuerpo.

 

Este tipo de almohada está más pensado para los que duermen boca abajo o para quienes deciden descansar con una almohada muy baja.

 

Almohadas de Látex. El látex es un polímero natural que se obtiene a partir de la savia lechosa del árbol del caucho. Posee unas propiedades que lo convierten es un material muy apreciado y utilizado tanto en colchones como en almohadas.

•    La elasticidad, permitiendo una perfecta adaptación.

•    Posee una alta transpiración.

•    Propiedades anti bacterianas y antifúngicas.

•    Gran durabilidad, es Indeformable y biodegradable.

•    Es insoluble en agua y no acumula electricidad estática.

•    Lento envejecimiento por el uso.

 

Las almohadas de látex son ideales para las personas que duermen de espaldas o de costado y eles gusta sentir la almohada al descansar.

Almohadas de Fibra o sintéticas. La fibra de poliéster es un polímero formado por moléculas lineales de un grupo éster. Se suministra en forma de filamento cortado. Es una fibra que en función de su rizado y acabado posterior presenta aspectos muy variados y llamativos. Tiene muy buena resistencia mecánica, óptima estabilidad, no encoge y seca con facilidad. Durante su proceso de cardado en multicapas obtenemos una capa cuyas principales características son: su densidad uniforme, volumen y suavidad. Entre sus propiedades destacan:

•    La adaptación ergonómica.

•    La capacidad de recuperación y transpiración.

•    Tacto muy suave.

•    Comportamiento analérgico.

•    Mantenimiento de las propiedades tras los lavados.

•    Lento envejecimiento por el uso.

•    Lavables

 

Almohadas de viscoelástica. La viscoelástica es un material de alta tecnología desarrollado en la década de los 70. Ofrece una sensación de ingravidez al adaptarse de forma absoluta al organismo, en función de la presión y la temperatura que recibe del cuerpo. Utilizado como núcleo en la almohada, potencia sus propiedades ergonómicas, eliminando puntos de apoyo inadecuados sobre las cervicales y alargando el tiempo considerado como óptimo durante nuestro descanso. Cuida correctamente tu almohada. Una vez tengas tu almohada es importante que la cuides bien, por eso, te dejamos unos consejos que te permitirán alargar su vida útil hasta unos 5 años.

•    Airea la almohada habitualmente: abre las ventanas antes de hacer la cama, y ventila bien tu almohada, al aire, una vez a la semana.

•    Dale la vuelta a menudo: así evitarás que se deforme.

•    Compra una almohada lavable: basta con lavarla una o dos veces al año.

•    Usa una funda de protección y lávala cada dos meses.

•    Palmea habitualmente la almohada, tendrás sensación de estrenar almohada cada día.